BODEGA

TRADICIÓN Y FUTURO DE LA MANO

Situada en Córgomo, en el municipio de Vilamartín de Valdeorras, sus vinos CASAL DE FURCOS cien por cien godello y mencía son el mejor exponente de una trayectoria familiar de casi cien años vinculados a la viticultura. Su marca principal, Casal de Furcos ROCÍO, es un homenaje a la que ya es la cuarta generación familiar recorriendo los viñedos, la pequeña Rocío.
  • Fundada en 1998
  • 7 hectáreas de viñedo propio
  • 100.000 botellas anuales


La bodega, ubicada en una ladera soleada rodeada de viñedos, combina
en sus instalaciones tradición y modernidad. Tanto la zona de depósitos y elaboración de vinos como la de degustación, están acondicionadas para recibir visitas ofreciendo una experiencia completa.

Muy próxima, se encuentra la vieja bodega familiar, creada alrededor de 1920 y que ha sido conservada y convertida en un restaurante manteniendo su estética tradicional y materiales nobles, como piedra y madera.

Cuenta con siete hectáreas de viñedo propio, algunos de más de setenta años, y en los que, siguiendo la filosofia de combinar herencia y modernidad, las nuevas generaciones han ido innovando en las plantaciones manteniendo el equilibrio entre lo nuevo y lo viejo.

En la actualidad en Adega Avelina se elaboran alrededor de cien mil botellas anuales, apostando por la personalidad de los vinos monovarietales de godello y mencía embotellados con la marca Casal de Furcos ROCÍO.